VIRGEN DE LA CHIQUINQUIRÁ (18 de noviembre su fiesta)

Compartir:

“Virgen de Chiquinquirá, patrona de los zulianos. Por ser vos la soberana nuestras vidas amparará, y nuestras almas llevará. Por el sendero cristiano, patrona de los zulianos Virgen de Chiquinquirá’.

(Cardenales Éxito)

No hay que olvidar a los Padres Dominicos que para el siglo XVI vienen con la imagen del Rosario de Colombia a convertir a los indígenas al catolicismo. Ahora, la historia nos cuenta que para el 18 de noviembre de 1709. En esa mañana muy calurosa, como lo es Maracaibo, una de las lavanderas, que a orillas del Lago de Maracaibo hacía sus oficios, tropezó con una pequeña tabla lisa y blanca averiada, pero que le llamó la atención. La mujer, destinó la tabla como tapa de la tinaja de agua, pero un día advirtió que se vislumbraba en ella una imagen religiosa, tal vez de algún santo o virgen, pero en todo caso no podía asegurar de quién se trataría; entonces decidió colgarlo en la pared, dándole un lugar más decoroso. La casa donde vivía, propiedad de doña María de Cárdenas, en el número cinco de la calle que posteriormente se llamó de El Milagro. Posteriormente escucha ruidos extraños y al ir a observar encuentra que de la tablita salen, luces como del arco iris. Cae de rodillas y exclama ¡Milagro! ¡Milagro!

La casita de la lavandera se convierte en lugar de oración y de muchos visitantes para luego se traslade la tablita a l templo de San Juan de Dios. Pues cuando iba a ser llevada a la catedral se hizo tan pesada que no se pudo llevar. El 18 de mayo de 1920 el Papa Benedicto XV distinguió con el título de Basílica Menor la de San Juan de Dios, que los Zulianos llaman Basílica de Chiquinquirá. Ya antes, el 16 de julio de 1917 había dispuesto el mismo Papa la coronación canónica de la Virgen de Chiquinquirá. Estas gestiones fueron hechas, según el historiador Adolfo Romero Luengo (La Madre de Dios en el Zulia, p. 47 ss) por el padre Antonio María Soto Romero, de los Puertos de Altagracia.

El 18 de noviembre de 1942, 193 años después del milagro, la Iglesia Católica corona canónicamente el retablo de nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá de Maracaibo y a partir de aquí se empieza a celebrar el día de la Virgen de la Chinita (equivalente en zuliano a guajirita) patrona del Zulia y se le consagra una Basílica en su honor. En su interior, se puede admirar la tablita con la imagen de la Virgen pintada en óleo, la corona de oro de 18 kilates, y una colección de arte religioso de principios del siglo XIX y mediados del siglo XX. El Papa Juan Pablo II, durante su visita a Maracaibo el 27 de enero de 1985, celebró la homilía «Nueva Evangelización» ante el altar de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

Hoy en día se le honra y se le venera como la Madre de Dios y Madre nuestra coronada en el cielo con doce estrellas sobre su cabeza. Ella ha sido la inspiración de poetas y cantores que plasman sus creaciones en las famosas y tradicionales gaitas. Maracaibo se congrega en la madrugada del día 18 en la plazoleta de la Basílica, para cantarle a la Chinita las Mañanitas y el cumpleaños feliz. Cada segunda semana de noviembre Maracaibo enciende sus luces rompe a cantar su tradicional gaita navideña e inicia la fiesta de las fiestas. La procesión de la Virgen conocida como la procesión de la tablita y se realiza en la tarde y, posteriormente, se continúan con actividades como corridas de toros, amaneceres gaiteros, el tradicional juego de béisbol y exposiciones agropecuarias e industriales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.